Versículo para hoy

“Espera con paciencia al SEñOR; sé valiente y esforzado; sí, espera al SEñOR con paciencia.”

Salmos 27:14

Nueva Traducción Viviente

LECTURA DEL DIA

Nueva Traducción Viviente
2 Tesalonicenses 2
Isaías 56-58

2 Tesalonicenses 2

Acontecimientos previos a la segunda venida del Señor

Ahora, amados hermanos, aclaremos algunos aspectos sobre la venida de nuestro Señor Jesucristo y cómo seremos reunidos para encontrarnos con él. No se dejen perturbar ni se alarmen tan fácilmente por los que dicen que el día del Señor ya ha comenzado. No les crean, ni siquiera si afirman haber tenido una visión espiritual, una revelación o haber recibido una carta supuestamente de nosotros. No se dejen engañar por lo que dicen. Pues aquel día no vendrá hasta que haya una gran rebelión contra Dios y se dé a conocer el hombre de anarquía, aquel que trae destrucción. Se exaltará a sí mismo y se opondrá a todo lo que la gente llame «dios» y a cada objeto de culto. Incluso se sentará en el templo de Dios y afirmará que él mismo es Dios.

¿No se acuerdan de que les mencioné todo esto cuando estuve con ustedes? Y ustedes saben qué es lo que lo detiene, porque solo puede darse a conocer cuando le llegue su momento. Pues esa anarquía ya está en marcha en forma secreta, y permanecerá secreta hasta que el que la detiene se quite de en medio. Entonces el hombre de anarquía será dado a conocer, pero el Señor Jesús lo matará con el soplo de su boca y lo destruirá con el esplendor de su venida.

Ese hombre vendrá a hacer la obra de Satanás con poder, señales y milagros falsos. 10 Se valdrá de toda clase de mentiras malignas para engañar a los que van rumbo a la destrucción, porque se niegan a amar y a aceptar la verdad que los salvaría. 11 Por lo tanto, Dios hará que ellos sean engañados en gran manera y creerán esas mentiras. 12 Entonces serán condenados por deleitarse en la maldad en lugar de creer en la verdad.

Los creyentes deben permanecer firmes

13 En cuanto a nosotros, no podemos más que agradecerle a Dios por ustedes, queridos hermanos, amados por el Señor. Siempre estamos agradecidos de que Dios los eligió para que estén entre los primeros en experimentar la salvación, una salvación que vino mediante el Espíritu —quien los hace santos— y por creer en la verdad. 14 Él los llamó a la salvación cuando les anunciamos la Buena Noticia; ahora pueden participar de la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

15 Con todo esto en mente, amados hermanos, permanezcan firmes y sigan bien aferrados a las enseñanzas que les transmitimos tanto en persona como por carta.

16 Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, quien nos amó y por su gracia nos dio consuelo eterno y una esperanza maravillosa, 17 los conforten y fortalezcan en todo lo bueno que ustedes hagan y digan.


Isaías 56-58

Bendiciones para todas las naciones

56 Esto dice el Señor:

«Sean justos e imparciales con todos;
    hagan lo que es bueno y correcto,
porque vendré pronto para rescatarlos
    y para manifestar mi justicia entre ustedes.
Benditos todos los
    que se aseguran de cumplir esto.
Benditos los que honran mis días de descanso,
    y procuran no hacer el mal.

»No permitan que los extranjeros que se comprometen con el Señor digan:
    “El Señor nunca dejará que yo sea parte de su pueblo”.
Y no permitan que los eunucos digan:
    “Soy un árbol seco, sin hijos y sin futuro”.
Pues esto dice el Señor:
Bendeciré a los eunucos
    que guardan como santos mis días de descanso,
que deciden hacer lo que a mí me agrada
    y me entregan su vida.
Les daré —dentro de las paredes de mi casa—
    un recordatorio y un nombre,
    mucho más grande del que hijos o hijas pudieran darles.
Pues el nombre que les doy es eterno,
    ¡nunca desaparecerá!

»También bendeciré a los extranjeros que se comprometan con el Señor,
    quienes lo sirvan y amen su nombre,
quienes lo adoren y no profanen el día de descanso,
    y quienes se mantengan fieles a mi pacto.
Los llevaré a mi monte santo de Jerusalén
    y los llenaré de alegría en mi casa de oración.
Aceptaré sus ofrendas quemadas y sus sacrificios,
    porque mi templo será llamado casa de oración para todas las naciones.
Pues el Señor Soberano,
    que hace volver a los marginados de Israel, dice:
Traeré a otros también,
    además de mi pueblo Israel».

Condenación de los líderes pecadores

¡Vengan, animales salvajes de los campos!
    ¡Vengan, animales salvajes de los bosques!
    ¡Vengan a devorar a mi pueblo!
10 Pues los líderes de mi pueblo,
    los guardianes del Señor, sus pastores,
    son ciegos e ignorantes.
Son como perros guardianes silenciosos
    que no advierten cuando viene el peligro.
Les encanta estar echados, durmiendo y soñando.
11     Como perros glotones, nunca quedan satisfechos.
Son pastores ignorantes;
    cada uno va por su propio camino
    y busca ganancias personales.
12 «Vengan —dicen ellos—, consigamos vino y hagamos una fiesta.
    Emborrachémonos todos.
¡Mañana lo haremos de nuevo,
    y tendremos una fiesta aún más grande!».

57 La gente buena se muere;
    muchas veces, los justos mueren antes de que llegue su hora.
    Pero a nadie parece importarle el porqué, tampoco se lo preguntan a sí mismos.
Parece que nadie entiende
    que Dios los está protegiendo del mal que vendrá.
Pues los que andan por el camino de la justicia
    descansarán en paz cuando mueran.

Condenación de la idolatría

«¡Pero ustedes, vengan acá, hijos de brujas,
    descendientes de adúlteros y de prostitutas!
¿De quién se burlan
    haciendo muecas y sacando la lengua?
    ¡Hijos de pecadores y mentirosos!
Rinden culto con gran pasión a sus ídolos,
    debajo de los robles y debajo de todo árbol frondoso.
Sacrifican a sus hijos abajo, en los valles,
    entre los peñascos de los acantilados.
Sus dioses son las piedras pulidas de los valles;
    ustedes les rinden culto con ofrendas líquidas y ofrendas de grano.
Ellos son su herencia, no yo.
    ¿Creen que todo esto me hace feliz?
Ustedes cometieron adulterio en cada monte alto;
    allí rindieron culto a los ídolos
    y me fueron infieles.
Han puesto símbolos paganos
    en los marcos de las puertas y detrás de ellas.
Me han abandonado
    y se han metido en la cama con esos dioses detestables.
Se han entregado a ellos
    y les encanta ver sus cuerpos desnudos.
Han ido a Moloc
    con aceite de oliva y muchos perfumes,
y enviado a sus representantes por todas partes,
    incluso al mundo de los muertos.
10 Se han cansado en su búsqueda,
    pero nunca se han dado por vencidos.
El deseo les dio nuevas fuerzas,
    y no se fatigaron.

11 »¿Les tienen miedo a estos ídolos?
    ¿Les producen terror?
¿Por eso me han mentido
    y se han olvidado de mí y de mis palabras?
¿Será por mi largo silencio
    que ya no me temen?
12 Ahora pondré al descubierto sus supuestas buenas obras;
    ninguna de ellas los ayudará.
13 Veamos si sus ídolos pueden salvarlos
    cuando clamen a ellos por ayuda.
¡Vaya, un soplo de viento puede derrumbarlos!
    ¡Basta con que uno respire sobre ellos para que caigan de cabeza!
Pero el que confíe en mí, heredará la tierra
    y poseerá mi monte santo».

Dios perdona a los que se arrepienten

14 Dios dice: «¡Reconstruyan el camino!
    Quiten las rocas y las piedras del camino
    para que mi pueblo pueda volver del cautiverio».
15 El Alto y Majestuoso que vive en la eternidad,
    el Santo, dice:
«Yo vivo en el lugar alto y santo
    con los de espíritu arrepentido y humilde.
Restauro el espíritu destrozado del humilde
    y reavivo el valor de los que tienen un corazón arrepentido.
16 Pues no pelearé contra ustedes para siempre;
    no estaré siempre enojado.
Si lo estuviera, moriría toda la gente,
    sí, todas las almas que he creado.
17 Estaba enojado,
    así que castigué a este pueblo tan avaro.
Me aparté de ellos,
    pero continuaron por su propio terco camino.
18 He visto lo que hacen,
    ¡pero aun así, los sanaré
    y los guiaré!
Consolaré a los que se lamentan,
19     llevando palabras de alabanza a sus labios.
Que tengan paz abundante, tanto cerca como lejos
    —dice el Señor que los sana—.
20 Pero los que aún me rechazan son como el mar agitado,
    que nunca está tranquilo,
    sino que continuamente revuelve el lodo y la tierra.
21 No hay paz para el perverso»,
    dice mi Dios.

Verdadera y falsa adoración

58 «Grita con la voz de un toque de trompeta.
    ¡Grita fuerte! No seas tímido.
¡Háblale a mi pueblo Israel de sus pecados!
    Sin embargo, ¡se hacen los piadosos!
Vienen al templo todos los días
    y parecen estar encantados de aprender todo sobre mí.
Actúan como una nación justa
    que nunca abandonaría las leyes de su Dios.
Me piden que actúe a su favor,
    fingiendo que quieren estar cerca de mí.
“¡Hemos ayunado delante de ti! —dicen ellos—.
    ¿Por qué no te impresionamos?
Hemos sido muy severos con nosotros mismos,
    y ni siquiera te das cuenta”.

»¡Les diré por qué! —les contesto—.
    Es porque ayunan para complacerse a sí mismos.
Aun mientras ayunan,
    oprimen a sus trabajadores.
¿De qué les sirve ayunar,
    si siguen con sus peleas y riñas?
Con esta clase de ayuno,
    nunca lograrán nada conmigo.
Ustedes se humillan
    al hacer penitencia por pura fórmula:
inclinan la cabeza
    como cañas en el viento,
se visten de tela áspera
    y se cubren de cenizas.
¿A eso le llaman ayunar?
    ¿Realmente creen que eso agrada al Señor?

»¡No! Esta es la clase de ayuno que quiero:
pongan en libertad a los que están encarcelados injustamente;
    alivien la carga de los que trabajan para ustedes.
Dejen en libertad a los oprimidos
    y suelten las cadenas que atan a la gente.
Compartan su comida con los hambrientos
    y den refugio a los que no tienen hogar;
denles ropa a quienes la necesiten
    y no se escondan de parientes que precisen su ayuda.

»Entonces su salvación llegará como el amanecer,
    y sus heridas sanarán con rapidez;
su justicia los guiará hacia adelante
    y atrás los protegerá la gloria del Señor.
Entonces cuando ustedes llamen, el Señor les responderá.
    “Sí, aquí estoy”, les contestará enseguida.

»Levanten el pesado yugo de la opresión;
    dejen de señalar con el dedo y de esparcir rumores maliciosos.
10 Alimenten a los hambrientos
    y ayuden a los que están en apuros.
Entonces su luz resplandecerá desde la oscuridad,
    y la oscuridad que los rodea será tan radiante como el mediodía.
11 El Señor los guiará continuamente,
    les dará agua cuando tengan sed
    y restaurará sus fuerzas.
Serán como un huerto bien regado,
    como un manantial que nunca se seca.
12 Algunos de ustedes reconstruirán las ruinas desoladas de sus ciudades.
    Entonces serán conocidos como reconstructores de muros
    y restauradores de casas.

13 »Guarden como santo el día de descanso;
    en ese día no se ocupen de sus propios intereses,
sino disfruten del día de descanso
    y hablen del día con delicia, por ser el día santo del Señor.
Honren el día de descanso en todo lo que hagan ese día
    y no sigan sus propios deseos ni hablen palabras inútiles.
14 Entonces el Señor será su delicia.
    Yo les daré gran honor
y los saciaré con la herencia que prometí a su antepasado Jacob.
    ¡Yo, el Señor, he hablado!».